MERCADO HIDALGO

Blvrd. norte y 15 norte

Desde fuera el sonido de los autobuses es el más abarcador, rodea toda la manzana y un poco más, *claxon*, -pásele, súbale, directo directo; conforme nos adentramos las ruedas de los carritos de mandado hacen su aparición, la banda en el radio suena con un maxup extraño de trap que se conjuga a su vez con bachata.

Uno, dos, tres pasillos enteros de locales cerrados, se mira el fondo y es oscuro, el piso mojado y lodoso salpica chasquidos al caminar, pasillos de carne y un perro que se ha robado algunas sobras mira por el rabillo del ojo con recelo.

-Chécalo amiga, en qué talla lo buscabas amiga? *televisión: creo que tal vez los leones…

-Es tipo vinipiel, *otro perro chilla, -para la circulación mire le quita el ardor de piernas, el cansancio, *globero, *globero. ¡Ahhhhh! (sollozo agudo de un niño) –Los nopalitos llévelos- *rechina la máquina de las tortillas. Manzanas, limones, calabazas –cuántos aguacates? Remedios caseros, manzanilla, jengibre, pomada de árnica, -para el hígado, para el riñón *silbido, -a 10 pesos, a 10 a 10, -lleve la miel, oiga, *mazo pega fuerte la carne contra la madera. El altar y las flores, velas, sombreros, chamarras, mochilas, y en canon –llévele, llévele. El globero usa su silbato cada 4 segundos, el ruido de los autos ha desparecido y se esparce un gran eco de voces bajas y murmullos que llega a las altas láminas y regresa a gran velocidad.